653580-PP0XQV-607

ACTIVIDADES QUE TE AYUDARÁN A PERDER PESO Y NO RECUPERARLO

POR: REDACCIÓN SNATCH


Seguramente muchas veces te has preguntado si existen actividades con las que puedas eliminar unos kilitos y que además permitan que eso que finalmente lograste perder no regrese a tu cuerpo.

¿Será esto posible? Pues para eso, un estudio genético nos ayuda a responder algunas o muchas respuestas que surgen sobre como perder peso y no recuperarlo.

La obesidad es uno de los problemas de salud pública más desafiantes en todo el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una persona con un índice de masa corporal (IMC) de 30 kg/m2 o superior, generalmente se considera obeso. 

Aunque el IMC es fácil de calcular y se usa comúnmente para identificar la obesidad, no tiene en cuenta la masa corporal magra, ni identifica la obesidad central. Para ello, debemos tomar en cuenta cuatro métricas importantes como lo son el porcentaje de grasa corporal (BFP), la circunferencia de la cintura (WC), la circunferencia de la cadera (HC) y la relación cintura-cadera (WHR), ya que son complementarias al IMC. El BFP de un individuo es la masa grasa total dividida por la masa corporal total multiplicada por 100. El HC es un predictor útil de síndromes metabólicos como la diabetes, mientras que el WC y WHR son indicadores de obesidad central.

La obesidad es complicada ya que es causada por la genética, el estilo de vida y la interacción entre estos. La heredabilidad del IMC oscila entre el 24% y el 81%, además se ha demostrado que muchos genes están relacionados con la obesidad. Aunque los factores hereditarios son críticos, algunos factores del estilo de vida pueden modificar las influencias genéticas en el IMC; por ejemplo, se ha descubierto que el ejercicio físico regular mitiga los efectos genéticos sobre la obesidad; sin embargo, la mayoría de estos estudios se centraron solo en el IMC, sin analizar la obesidad central.

Ocho genes se asociaron significativamente con el IMC: 

  • Grelina ( GHRL; rs35683)
  • Péptido relacionado con agouti ( AGRP ; rs5030980)
  • Carboxipeptidasa E ( CPE; rs1946816 y rs4481204)
  • Receptor de péptido similar al glucagón-1 ( GLP1R; rs2268641)
  • Receptores de serotonina ( HTR2A; rs912127)
  • Receptor neuropéptido Y ( NPY5R; Y5R1c52)
  • Supresor de la señalización de citocinas 3 ( SOCS3; rs4969170) 
  • Transductor de señal y activador de la transcripción 3 ( STAT3; rs9).

El sexo y la edad (en años) se han considerado variables importantes en la mayoría de los estudios de obesidad; además, algunos estudios también ajustaron el estado de consumo de alcohol, el tabaquismo y el nivel educativo. Un estudio previo a gran escala ha encontrado una asociación inversa entre el IMC, el WC y el nivel educativo; por lo tanto, también consideran el logro educativo o la simple alfabetización como una de las covariables para las medidas de obesidad, es decir, el nivel educativo puede aligerar un poco el desarrollo de obesidad en la personas. 

Beber se definió como un sujeto con una ingesta semanal de más de 150 cc de alcohol durante al menos seis meses y que no había dejado de beber en el momento en que se evaluaban sus medidas de obesidad, mientras que fumar se definió como un sujeto que había fumado durante al menos 6 meses y no había dejado de fumar cuando se evaluaron sus medidas de obesidad. Incluso si la obesidad persiste en tu familia, ciertas actividades pueden ayudarte a perder peso y no recuperarlo. 

Los investigadores reclutaron a más de 18,000 adultos de 30 a 70 años y examinaron sus genes individuales y rutinas de ejercicio. Los perfiles genéticos se crearon a partir de muestras de sangre que buscaban ciertas variantes genéticas relacionadas con la obesidad. El ejercicio se definió como al menos 30 minutos de actividad realizada tres veces por semana.

La mayor parte de la actividad física puede ayudar a las personas a perder peso, pero los investigadores descubrieron que las mejores actividades para mantener un peso saludable para las personas con un vínculo genético con la obesidad eran trotar, escalar montañas, caminar, caminar con resistencia, bailar, además de hacer yoga o sesiones de estiramientos, en ese orden. 

La razón puede ser que estas actividades pueden involucrar movimientos de mayor intensidad y, por lo tanto, pueden quemar más calorías, sugirieron los investigadores. También pueden ser más agradables que los entrenamientos de gimnasio tradicionales, por lo que es más probable que las personas se queden con ellos.

Los resultados sugieren que la obesidad genética puede ser contrarrestada y que adoptar un ejercicio agradable de mayor intensidad puede ayudar a las personas que luchan con la pérdida y el control del peso.


REFERENCIA:

Lin W-Y, Chan C-C, Liu Y-L, Yang AC, Tsai S-J, Kuo P-H (2019) Performing different kinds of physical exercise differentially attenuates the genetic effects on obesity measures: Evidence from 18,424 Taiwan Biobank participants. PLoS Genet 15(8): e1008277. https://doi.org/10.1371/journal.pgen.1008277 Editor: Tuomas Kilpeläinen, University of Copenhagen, DENMARK