268378-P55ZM4-655

ADICCIÓN A LA ACTIVIDAD

POR: REDACCIÓN SNATCH

Es una necesidad incontrolable de estar haciendo algo y por el contrario, intolerancia a la inactividad. Incluye comportamientos como revisar constantemente el correo electrónico, mensajes de texto, redes sociales, páginas de noticias, etc. Esta adicción nos mantiene ocupados y nos puede ayudar a realizar muchas tareas, sin embargo, nadie ha comprobado que actividad es igual a productividad. Una persona con este problema podría decir que hace muchas cosas, pero, por desgracia, no es así.

Investigaciones y estudios relizados a líderes y su comportamiento ante esta adicción, demuestran que, de 350 000 personas estudiadas, cerca del 41% dedicaban su tiempo a prioridades de poco nivel; en pocas palabras, no dejaban de hacer cosas, pero perdían tiempo no realizando las correctas.

¿Cuál fue la última vez en que te sentaste sin hacer nada? Es demasiado complicado, -inténtalo en este preciso momento-. 

Todo tiene un porqué. Mientras terminamos una tarea nuestro cerebro libera diferentes cantidades de dopamina, esto hace que cumplir se vuelva una acción adictiva; obviamente, la dopamina no tiene noción de la diferencia entre cumplir una actividad y una acción productiva, esto quiere decir que, conseguimos una “dosis” de dopamina por hacer cualquier cosa, lo que a su vez nos hace generar la capacidad de cumplir mayor número de acciones; sin embargo, no estamos seguros que realmente se tengan que hacer todas esas cosas para ser productivo.

La consecuencia es que estamos buscando éxitos a muy corto plazo e inclusive perdemos de vista nuestros objetivos más importantes. Aquí es donde encontramos el problema porque nuestra habilidad de priorizar comienza a sufrir y nuestro “performance” empeora, puesto que esta adicción es tomada como un estado mental podemos contrarrestarla. La respuesta: “MINDFULNESS”.

Mejorando la atención e impulsando el control, generando una fuerza para observar, reflexionar y hacer o cumplir con tareas relevantes, a enfocar nuestra atención y reconocimiento sobre lo que debe hacerse en el día.

A continuación te compartimos algunos tips que pueden ser de utilidad con ayuda de un guía o especialista del área como lo es un psicólogo o psicólogo deportivo:

  • CREA TIEMPOS DE ATENCIÓN: Ejercita el colocar tu atención en una sola tarea, de manera selectiva y sin distraerte, serás increíblemente más productivo; obtendrás en adicional tu dosis de dopamina, control y satisfacción, pero en un modo más longitudinal (a lo largo de todo el día), reducirás tu estrés, mejorarás tu atención e incrementarás tu calma.
  • RESERVA TU TIEMPO DE ATENCIÓN EN TU CALENDARIO DE ACTIVIDADES: Prueba en lugar de atender lo que está en tu calendario (tareas que seguramente colocó tu workgroup, asistente o empresa), programa tus propias prioridades.
  • RESERVA AL MENOS 20 MIN CADA DÍA PARA TRABAJAR ENFOCADO: Haz todo lo imposible por impedir que otras personas o tareas interfieran en este periodo de tiempo. (Contémplalo en un inicio y después gradualmente tendrás una necesidad mayor de tiempo).
  • PLANIFICA: Pero hazlo en las horas donde tu cerebro está más atento; es decir, entre 8:00 y 11:00, así como 17:00 a 21:00 horas y en el otro intervalo de tiempo revisa tus correos y mensajes.
  • MANEJO DEL TIEMPO: Comparte su importancia con quienes sea fundamental, es decir, familia, jefes, equipo de trabajo, etc.
  • TRATA DE ELIMINAR DISTRACTORES: Los hay internos como son emociones, inconvenientes personales, ansiedad, etc., y los externos como el teléfono, correo electrónico, mensajes, entregas, etc.

Tu atención es parte de tu práctica rumbo a un mejor liderazgo, sin ella tu mente suele ser como un “Ferrari” sin control, emplea los principios del mindfulness. Poco a poco trataremos de acercarlos a ti, pero sobre todo alíate con un especialista, que te permitirá sacar mayor provecho en tus actividades.

ENTRENEMOS TU ATENCIÓN CONSCIENTE

  1. Programa ocho minutos en tu cronómetro.
  2. 90x90x90, esta es una referencia a la posición que debemos adoptar, sentado en algún lugar cómodo o lo que tengas disponible, relaja los pies, las rodillas flexionadas a 90°, tu espalda recta haciendo 90° con tus piernas, tu cabeza recta y relajada a 90° con cada hombro; cierra tus ojos y respira por la nariz.
  3. Dirige tu atención a tu respiración, esta debe ser relajada.
  4. Cuenta cuando exhales, haz lo mismo en cuenta regresiva cuando inhales (debe ser el mismo número).
  5. Te distraerás cuando comiences, trata de retomar de inmediato, como toda práctica la controlarás al paso de tus sesiones. 
  6. Cuando se termine tu tiempo finaliza por completo tu sesión.

¿Te interesaría evaluar tu nivel de atención?

Harvard Bussines Review nos ofrece una herramienta útil: (http://hbr.org/2017/03/assesment-how-mindful-are-you).

Anota las cosas que impiden elevar tu nivel de atención en tus ejercicios y trata de apartarlas poco a poco en el tiempo destinado a tu ejercicio.

Referencias:

B. L. Fredrickson, “positive emotions broaden and build” advances in experimental social physchology, ed.P.Devine y A. Plant, vol 47 
E. Ophir C. Nass y A. Wagner, “coginitive control in media multitaskers” procedings of national academy of Sciences 106 (2009)
T. M. Amabile, C. N. Hadley y S. J. Kramer, “Time presure creativity  in organizations”, – A Longitudinal field study- “Harvard bussines school working paper 02-073, Cambridge, MA, 2002
Bureau of labor statistics, US Department of labor, American Time US Survery, 2012, www.bls.gov/tus/home.htm#data.
D. J. Good et. al. “Contemplanting mindfulness at work: An integrative review”, Journal of Management 42 (2016) 114-142.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Llenar los campos obligatorios*